miércoles, 10 de enero de 2007

VIGENCIA DE LA POESÍA DE HUGO MAYO



(Literatura)

Alejandro Guerra Cáceres

En estos Apuntes se registra para la historia la poesía publicada por Hugo Mayo entre 1919 y 1933. A este período corresponde su poesía vanguardista, nativista y revolucionaria.
También es de vital importancia, para comprender el carácter de su obra literaria, destacar las raíces indígenas de Hugo Mayo.
Miguel Augusto Egas Miranda (Hugo Mayo) fue el decimoquinto nieto del héroe indígena Nazacota Puento, Cacique de Cayambe por 1 475. Su figura pertenece a la historia. Encabezó la resistencia quiteña, durante 10 años, contra el Inca Huayna Cápac.
El tatarabuelo de Miguel Augusto Egas Miranda (Hugo Mayo) fue el cacique Tiburcio Cabezas Ango de Salazar Puento y Zamora (1767- 1819), nacido en Otavalo, quien en 1786 formó familia con Rosa Tithusunta y Villacís. En 1791nació su hija Rosa Cabezas Tithusunta, bautizada como María Rosa Joaquina, en la iglesia de Cotacachi.
Rosa Cabezas Tithusunta, recién citada, miembro de la nobleza indígena y heredera del cacicazgo de Otavalo, contrajo matrimonio en 1817, en la iglesia del Jordán de Otavalo, con Manuel Egas Paredes, nacido en Quito, de origen español, y Alcalde de Otavalo en 1823. En su hogar nacieron Pablo, Miguel (Rector de la Universidad Central y miembro de la Academia de la Lengua), Carlos, Darío y Mercedes Egas Cabezas.
Carlos Egas Cabezas, abuelo de Miguel Augusto Egas Miranda (Hugo Mayo), fue bautizado en la iglesia del Jordán de Otavalo el 8 de enero de 1827. En 1855 contrajo matrimonio en Quito con María Natividad Rodríguez Zambrano. Su hijo Carlos Augusto Egas Rodríguez (1856-1911), nacido en Quito, se estableció en Manabí por 1882. En 1895 formó familia con Rosalía Miranda Alarcón, nacida en Santa Ana. Fueron sus hijos Miguel Augusto (Hugo mayo), José María (notable poeta) y Dolores Egas Miranda.
Miguel Augusto Egas Miranda (Hugo Mayo) nació en Manta el domingo 24 de noviembre de 1895. Falleció en Guayaquil el 5 de abril de 1988, a los 93 años de edad.
En 1916, Miguel Augusto Egas Miranda (Hugo Mayo), mantuvo una estrecha relación intelectual con los miembros del grupo de poetas modernistas que editaron la revista literaria Renacimiento, publicada en Guayaquil.
En esta época fue amigo de Medardo Ángel Silva, jefe de redacción de la revista. Sobre su amistad con el poeta suicida dejó este testimonio: “Medardo Ángel Silva, asiduo visitante de mi hogar, me daba a conocer no sólo sus últimos poemas, sino que me deleitaba con sus interpretaciones al piano”.
En 1919, con su poesía Oración por la muerte de Medardo Ángel Silva, comenzó sus empeños vanguardistas. Veamos parte de sus versos:

Ahora
el romboide de tu vida
en el lago de la muerte

Las paralelas de tu camino
fueron curvas cerradas

Tu único ángulo
se ahogó en el triángulo
de amor

Ya tu palabra rimada
en un cuaderno de poesía

Dormías circunferencia
azabache
en el poliedro del absurdo

Y tu pirámide
cayó en 21 pedazos
en 21 después para siempre.

En octubre de 1920 fue secretario de la revista literaria Los Hermes, cuaderno de 48 Pág., editada por José Joaquín Pino de Icaza y Rubén Irigoyen, directores, y Enrique Segovia, administrador. En esta revista, inspirada por el espíritu de Rodó, no publicó ninguna poesía.
El seudónimo Hugo Mayo de Miguel Augusto Egas Miranda empezó a circular en el mundo de la poesía guayaquileña a partir de los primeros meses de 1921. En este año comenzó a salir su poesía dadá y ultra en revistas y periódicos. Antes había publicado en la revista Cervantes de Madrid. A Hugo Mayo le corresponde el mérito de ser el iniciador de un género nuevo de poesía, sin tradición en el Ecuador.
Hugo Mayo fue discípulo del dadaísmo, movimiento literario fundado pro Tristán Tzara (1896-1963), en Zurich, Suiza, en 1916. Fue un movimiento nihilista dedicado a la destrucción de todos los valores estéticos establecidos por la tradición.
El dadaísmo, el ultraísmo y el cubismo llegaron al país a través de varias revistas literarias. Desde 1919 se comentaba sobre estas escuelas de vanguardia en las revistas de Quito. En el Ecuador tuvo críticos y adherentes. En Loja, Manuel Agustín, por su poemario Automáticos, se consagró como el representante del ultraísmo.
Hugo Mayo promovió, además de la poesía dadá, la poesía de tendencia ultraísta, surrealista y creacionista, corrientes literarias conocidas como vanguardismo. Esta clase de poesía se caracteriza por una novedosa disposición tipográfica, por una nueva ortografía y caligrafía, por la ausencia de puntuación y de rimas, por el uso de un vocabulario cargado de neologismos, y por el empleo de términos de carácter científico y técnico como el cinematógrafo, la velocidad, la gasolina, la locomoción, la electricidad y el maquinismo, elementos clásicos del capitalismo industrial. Esta poesía vanguardista con una fuerte expresión de ironía, carente de lógica, individualista y con sentido de humor, rompió con los esquemas establecidos.
La poesía dadá, vanguardista en general, empezó a publicarse en Guayaquil en una época de crisis económica y social. La crisis del cacao y el 15 de Noviembre de 1922 gravitaba en la conciencia colectiva de la sociedad. Esta poesía sin raíces nacionales ni misión social se publicaba en las revistas y periódicos alternando con las creaciones de los poetas modernistas y posmodernistas.
Hugo Mayo también publicó sus poesías vanguardistas en la revista Iniciación, editada en Portoviejo por Wilfrido Loor Moreira (1891-1984), ilustre historiador. La revista Iniciación mantuvo la sección Página Dadaísta y Literatura Dadaísta, dedicada a la poesía de vanguardia. Hugo Mayo, en marzo de 1923, en la sección Literatura Dadaísta, publicó su poesía Otoño, fechada en 1922, y dice que pertenece al “libro en prensa” “El Zaguán de Aluminio”, título del poema escrito en octubre de 1921.
La poesía de Hugo Mayo, y la de sus camaradas vanguardistas, se caracteriza por estructuras extrañas a la tradición. Sus poesías hablan del mercurio, del motor, del cinematógrafo, de los logaritmos, del automóvil, de las figuras geométricas y de la aviación, símbolos de la tecnología industrial de los países europeos.
Hugo Mayo, en 1927, fundó y editó la revista Motocicleta, la única revista vanguardista publicada en Guayaquil y en el país. El primer número salió el 10 de enero de 1927, con domicilio en la Avenida Rocafuerte No. 507. La revista Motocicleta, Índice de la poesía Vanguardista, Aparece cada 360 horas.
El segundo número de la revista Motocicleta salió en 1928. Hugo Mayo, en sus páginas, publicó la poesía Milagrería, dedicada a “Aurora Estrada y Ayala, compañera en la Cruzada de una Nueva Poesía”. La revista de tiraje limitado sólo alcanzó a salir cuatro números. Hugo Mayo. El nombre de la revista Motocicleta proviene de la poesía titulada Motocicleta de Juan Parra del Riego, quien enviaba su obra poética a Hugo Mayo.


*Fragmentos extraídos de la revista libro Cyberalfaro # 9.

1 comentario:

Juan Carlos dijo...

por favor necesito que publiquen el poema de (Hugo Mayo) - un angulo en la vida... Les agradeceria si lo hacen lo mas pronto posible... Como para despues de unas 6 horas o si es posible menos.. E un trabajo de invedtigacion... Muhas gracias por su atencion