miércoles, 10 de enero de 2007

LA ELABORACIÓN DEL PROGRAMA DE ASIGNATURA Y SU INCIDENCIA EN LA RESPONSABILIDAD DOCENTE-ALUMNO



(Educación)

Rocío Saltos Carvajal

Presentación
En cualquier espacio de la vida y de la actividad humana, la ausencia de cualquier forma de planificación conducen a la rutina y la improvisación, aspectos que en mi opinión son los principales enemigos de la eficiencia y de la calidad educativa.
En el proceso de enseñanza-aprendizaje, en la que están en juego la formación y la competitividad de los estudiantes, la planificación de los actos educativos no es sólo una necesidad, es una exigencia categórica.
Los docentes tenemos sobre nosotros una alta responsabilidad con la juventud y con la sociedad en la contribución de la formación de los nuevos profesionales; por ello, es importante planear cuidadosamente el desarrollo de la asignatura encomendada, a fin de poder proporcionar a los alumnos una orientación segura que los conduzca, a través del trabajo sistemático, metódico, inteligente y constructivo, al logro de las capacidades y competencias que se enuncian en el perfil profesional de la carrera.

¿Qué es el programa de asignatura?
Para entender su naturaleza es necesario remitirnos al análisis de definiciones formuladas por varios autores, para posteriormente concluir en la construcción de una definición que se aproxime más a nuestra realidad y práctica, entre ellas encontramos que:
Margarita Panza afirma que el programa de asignatura “es una formulación hipotética de los aprendizajes que se pretenden lograr”.
Ángel Díaz Barriga, sostiene que el programa de la asignatura “debe ser concebido como una propuesta mínima de aprendizajes relativos a un curso en particular”.
Ambos autores sostienen que el programa de asignatura es una propuesta hipotética de los aprendizajes que se consideran lograr en el transcurso del desarrollo de una asignatura, y no la imposición fija e inflexible de que sean esos los que en realidad se vayan a lograr.
En cambio, María Esther Aguirre y otros, lo definen como “instrumento para facilitar el logro de los aprendizajes valiosos,... punto de partida para la planeación del proceso didáctico”.
En nuestro caso particular, partimos de que docentes y alumnos, son seres humanos que piensan, razonan se comunican y actúan en función de encontrar variadas y apropiadas formas de integración que faciliten el aprendizaje. Formas de problematización, análisis crítico, creatividad, transformación y aplicación del conocimiento. Donde el (docente), se convierte en un coordinador de las sesiones y del proceso de aprendizaje, un asesor permanente de la dinámica de adquisición de nuevos conocimientos. Mientras que el (alumno), es un ente responsable de su aprendizaje y de la realización de las actividades a nivel individual y grupal que se generen o se propicien.
Que el (conocimiento), es la base fundamental de los aprendizajes, pero entendido como un conjunto de saberes dinámicos y dialécticos (teóricos y prácticos), que en su vinculación con la realidad son susceptibles de cambios y transformaciones.
Y que por tanto, el (aprendizaje), no es sólo la adquisición de conocimientos, es un proceso dinámico que influye en todas las esferas del ser humano tanto las cognoscitivas, como las corporales y sociales y consecuentemente, influyen en el cambio de pautas de conducta.

¿Qué acciones son necesarias para su elaboración?
Antes de elaborar un programa de asignatura, creemos que es importante que el docente realice las siguientes actividades:
a) Revisar el Plan de Estudios
b) Conocer el perfil de la carrera
c) Ubicar la asignatura dentro del mapa curricular y determinar su continuidad y vinculación
d) Estar al tanto del objetivo general de la asignatura y dentro de qué área disciplinaria está ubicada
e) Determinar los contenidos y fuentes de información
f) Diseñar una estrategia general de trabajo para la asignatura
Para su redacción es necesario que tenga presente algunas características básicas que deben tener los programas de asignatura.

Características del programa de asignatura
1. Unidad fundamental, para hacer confluir todas las actividades en beneficio de los objetivos enunciados, en virtud de que son los objetivos los que configuran el proceso de enseñanza-aprendizaje que se vivirá en el lapso del curso.
2. Continuidad, previendo todas las etapas del trabajo propuesto de manera sistemática, empezando desde la primera actividad hasta la última.
3. Flexibilidad, de modo que permita posibles reajustes durante el encuadre y dentro del desarrollo de la asignatura, sin que por ello se falte a su unidad y continuidad.
4. Objetividad y realismo, debe ser coherente y elaborarse acorde a las circunstancias y disponibilidades reales en las que se va a desarrollar.
5. Precisión y claridad, en las ideas y conceptos expuestos, con indicaciones claras y bien específicas acerca de lo que se ha de trabajar en el desarrollo de la asignatura.

¿Cuáles son sus elementos principales?
*Los objetivos de la asignatura
*El contenido de la asignatura
*Las estrategias y actividades (La metodología de trabajo de esos contenidos), y
*La evaluación de los objetivos (aprendizajes logrados)

¿Qué número de objetivos deben redactarse?
No existe entre los teóricos una especificación cuantitativa en relación al conjunto de objetivos que se deben incluir en un programa de asignatura, opinamos, sin embargo, que no deben ser muchos; pero sí logrados satisfactoriamente por todos los alumnos, porque de lo contrario no se justificaría la presencia de esa asignatura en el plan de estudios. En cambio, considerando su función, se pueden incluir dos tipos de objetivos: terminales y por unidad didáctica.

¿Qué son los contenidos?
Los contenidos comprenden todos los aprendizajes que los alumnos deben alcanzar durante el desarrollo del curso, en concordancia con los objetivos de la asignatura y en relación al perfil de la carrera.

Estrategias y actividades
Una vez establecidos los contenidos, y seleccionada la información, el docente debe plantearse una pregunta de rigor ¿cómo voy hacer llegar éstos contenidos a los alumnos? la respuesta: a través de estrategias y actividades idóneas que favorezcan el aprendizaje.

¿Cuál es la incidencia del programa de asignatura en la responsabilidad de docentes y alumnos?
Todas las profesiones y ocupaciones, que realizamos los seres humanos, nos conducen a asumir responsabilidades, y la docencia, profesión de gran trascendencia social tiene las propias. Para iniciar esta parte, es necesario entonces que especifiquemos ¿qué entendemos por responsabilidad?, al respecto diremos que es “la capacidad de responder por los propios actos”, y en algunos casos, también “por los ajenos”.

*Fragmentos extraídos de la revista libro Cyberalfaro # 9.

1 comentario:

gianela martinez dijo...

muy bueno. es excelente y nos sirve como guia para,segui con nuestros conocimientos...