lunes, 7 de febrero de 2011

Cuarto creciente: fresca y mágica historia




Por: Simone Gil Mondavi

Cuarto creciente narra la historia de dos jóvenes adolescentes que se conocen y se enamoran de un modo misterioso, Evelyn y Edmond así se enlazan en un cuento que no solo empieza donde aparentemente comienza todo, por lo que la novela deja a la imaginación del lector a desarrollar su propio fundamento de la novela que va entre lo mágico y lo racional, donde la ficción y el realismo del escenario en donde se desarrolla la obra marca la aventura y el romance en esta historia.

La narración es desarrollada por una de las protagonistas de la novela, Evelyn, que nos sumerge en sus pensamientos, desde los más íntimos y vergonzosos hasta los más superficiales, ella pone a flote muchos de los problemas cotidianos de cualquier joven de su edad, pero siempre dándonos a entender que esconde un lado extraño, que en el medio en donde vive la hace destacar como alguien diferente.

Edmond por su lado es totalmente una incógnita a lo largo de la narración de la historia. Su simpatía innata se ve únicamente reflejada cuando está en compañía de Evelyn. Con Edmond, acompañado por su familia, ante el resto del mundo se muestran como seres que solo son una pantalla en la que el resto de personas no pueden atravesar, nadie puede lograr entrar a su mundo salvo una persona, que aún así desesperadamente lucha por descifrar los misterios que ellos esconden y sobre todo resolver por qué su corazón se aprisionó con el encanto de aquel muchacho que lo llega a comparar con un ángel.

El personaje de Edmond llama mucho la atención a lo largo de la novela, la forma en que Evelyn lo describe es la que le da el atractivo por saber más y más de aquel personaje.

En cierta forma es una figura idealizada que llega a enamorar y en la que se representa muchos aspectos tan humanamente cotidianos como el temor a apegarse a alguien, y apartarse de otros por temor a ser lastimado, que nos llegan a identificar pero dejan que el estilo de personalidad de Edmond nos cautive en su misterio.

Ubaldo Gil en su intervención



La novela fue desarrollada con mucha dedicación y pasión por la autora que dirige su obra a un público abierto con la perspectiva juvenil, buscando lograr transmitir un nuevo sentido de verdadero amor.

Asimismo comunica con ciertas metáforas lo que el ser humano con el poder interno que se desarrollar dentro de sí, es capaz además de tomar el impulso de escoger siempre una opción que va más allá de simplemente, el bien o del mal.

En este sentido la historia cobra vital importancia en la juventud contemporánea y sobre todo en esta generación que expectante a nuevas soluciones se embarcan en la lucha de la búsqueda de algo que les, satisfaga; apoyar el arte literario es de hecho en este punto un camino que puede abrir muchas puertas en el desarrollo del individuo.

La necesidad es tanta que ante el boom de tanta información con la que está generación está siendo impactada, la adopción de costumbres que moldean la integridad de nuestros jóvenes tiende a mirarse de manera errónea como un grupo de individuos pasivos que están en constante crisis, cuando la realidad demuestra que los jóvenes de hoy en día buscan maneras de expresarse, en las que notoriamente se han visto manifiestas muestras de esta necesidad, en las innumerables masas que componen las redes sociales cibernética, por ejemplo.

Teniendo en cuenta esta condición que refleja la realidad contemporánea, el mensaje que transmite la novela es primordial para impulsar a proyectos como este a desarrollarse; en medio de la fantasía y de la ficción esta novela juvenil conlleva a un mensaje de la lucha por los valores que rescatan los personajes de la obra.

En estos términos, Cuarto creciente entrega a sus lectores una fresca y mágica historia que atrapará a quién tenga el interés en descifrar asuntos fuera de lo común.

Teniendo en cuenta además, la época en que es desarrollada la obra, con la fragilidad del interés por escribir, resulta desplegado en el papel el poder transmitir un mensaje sostenido con una fuerte moral, que hacen de escritoras contemporáneas del género una fuente de gran valor para la cultura de las generaciones actuales y venideras.


Damia Mendoza leyendo el texto de Simone Gil


Novelas escritas por mujeres que con frescura y oscilación juvenil son inspiradas en otros géneros de nuestros tiempos como la ficción y el romance adolescente en la saga de Crepúsculo de Stephenie Meyer, son impulsadas a producir más, procediendo el movimiento femenino de jóvenes escritoras del género actual que pasan a ser reconocidos en el mundo literario, como el llamado "chick lit" que inspiradas por el placer de expresar, generan novelas de este tinte, que está en auge y que trae consigo gran crítica.

Lo característico del modelo de análisis de esta situación es que curiosamente la mayoría de las autoras de este género que viene precediendo el impulso de mujeres por la pasión de escribir, es que no son escritoras de profesión sino más bien "por accidente", y al igual que las autoras latinas que han comenzado a desplegarse en el mundo de la letras escribiendo con el fin de no aburrir al lector, con un estilo más descomplicado y sencillo de cosas a las que ellas les interesa.

Desde mediados de los 90s se han venido formado este estilo de novelas descritas anteriormente que mantienen el éxito, y que lleva consigo dos tipos de autoras precursoras, que son aquellas novelas escritas por mujeres norteamericanas, y las escritas por inglesas, las primeras suelen tener un estilo más elitista y en general sus obras comprenden escenarios llenos de glamur y en un mundo bastante plástico, mientras las inglesas son más acidas y feministas, aunque ambas tienen en común el romanticismo, sueños y el rescate de los valores a pesar de la constante desintegración que devalúa la posición de la mujer en distintos ámbitos.

En nuestro contexto se espera que el género sea igualmente acogido y popularizado en la necesitada generación juvenil, teniendo en cuenta la expectativa que procede a las investigaciones de las autoras mujeres, que ante sus predecesoras se espera el análisis respectivo a este y varios géneros popularizados de novelas literarias escritas por mujeres, que sobre todo las caracterizan que no provengan precisamente de países primermundistas, asimismo de obras que tengan más contenido.

En la literatura contemporánea ecuatoriana recién se vienen gestando nuevas perspectivas en el rumbo que toma la dirección de las obras narrativas que en Ecuador clásicamente se destacan por ser desarrolladas en base a procesos sociales de distintas épocas y en tomo a lo nacional. Además queda el desafío de lograr plasmar el arte literario fuera del contexto nacional en que se aproximaron muchos autores renombrados sobre todo en países de habla hispana.


Estudiante de violín del Conservatorio de la ULEAM



Determinar el rumbo que las generaciones venideras marcaran, se vuelve poco a poco un camino más visible, con manifestaciones de obras literarias de cada vez más géneros que se abren paso en el mundo de las letras de la región, que tradicionalmente viene acogiendo varios movimientos artísticos de distintos contextos que prometen brindar otros aspectos ante la influencia de estos nuevos autores.

En nuestra cultura es trascendental brindarle la debida importancia a lo que las mujeres escritoras puedan aportar al arte literario del mundo hispano; el rol precisamente de su papel en esta época es visiblemente marcado por los hitos que sus congéneres en distintos puntos socio-históricamente comparten y en los que se han venido destacando en continuo progreso.

Inclusive dentro del mundo literario se han desencadenado debates como en España donde varias autoras se han manifestado por la falta de apertura de las editoriales a las mujeres escritoras en épocas pasadas y donde se perdieron registros de grandes obras literarias de gran valor.

Sobre todo teniendo en cuenta de que poco a poco, se viene gestando nuevos panoramas sobre el público al que se dirigen las autoras mujeres, que se expande más que a su propio género y explora nuevos campos en el ámbito de los géneros literarios.

Este tema, así como el desarrollo de la literatura escrita por mujeres en latinoamericana, es de gran extensión y conlleva una cuidadosa investigación, sin embargo una debida reflexión es de gran importancia, teniendo en cuenta el tambaleo de los procesos sociales por los que pasa nuestra región y sobre todo ante la multiculturalidad que dichosamente goza el Ecuador, y el resto de los distintos orígenes de las autoras hispanoparlantes.

En integración a estos aspectos que componen el entorno actual de escritoras latinoamericanas, la autora de la novela se inspira en un prospecto de persona ideal, siendo éste un individuo sencillo que puede cambiar su vida descubriendo nuevos caminos, planteándose la finalidad de aportar más interés en el tema y así los lectores puedan optar por decidir ser mejores o seguir viviendo la vida que llevan sumidos en el stress y la infelicidad.

Así, les invitamos a disfrutar de esta fresca novela juvenil que trae consigo temas de interés, que además hoy en día atrae a multitudes que están siempre en la búsqueda de algo que maraville de cierta forma expectante, y que además tenga para compartir algo más que un relato.



Ubaldo Gil, Mónica Palau, Sina Mondavi y Damia Mendoza

1 comentario:

gabyprins dijo...

Muy bueno ese libro.. el mejor ... quisiera saber si hay segunda parte del libro